Home

 

Viajar o no viajar

Julio Manrique, MD

 

Cuando a mí me toco emigrar a este país – llamado “la tierra de las oportunidades” -, la verdad es que no tenia la conciencia clara sobre  la grandeza de esta nación ni el sentido para considerar a los Estados Unidos como una gran potencia. Tome la decisión de abandonar mi tierra, primero porque veía que mis compañeros emigraban y, entonces, resolvía que si ellos lo hacían también yo podía hacer lo mismo. Segundo, veía que mis pacientes necesitaban ayuda profesional, ya que a gran numero de ellos aun no les podía resolver satisfactoriamente sus problemas de salud, pues carecía de los conocimientos necesarios para brindarles una mayor ayuda, por lo cual creí conveniente la oportunidad de buscar otros horizontes en procura de llenar estos vacíos. Y, en tercer lugar me llegaban las noticias de que los que venían y se quedaban aquí, se volvían ricos ya que los médicos – especialmente- tenían un porvenir increíble.

Claro esta que de esto hace 30 anos. Como primera medida, en esa época mi país- Colombia- no disfrutaba de la pujanza económica de los últimos tiempos y me imagino que, comparativamente, los que venían aquí si ganaban lo suficiente para superarse económicamente. Pero, si comparamos los tiempos y analizamos las diferentes circunstancias, vemos que estos son fenómenos muy distintos.

Con el paso del tiempo me di cuenta que los médicos si ganaban buen dinero, pero que no era en realidad mas que lo suficiente para cubrir el estándar de vida norteamericano. Este era mucho mas alto que el colombiano, aunque la prosperidad económica no se cifra en cuanto gana una persona, ni en cuanto trabaja, sino en cuanto dinero queda en el bolsillo. Este factor económico se ha equiparado y si uno observa la situación actual de Colombia y ve como les ha ido a nuestros colegas, no se puede mas que concluir que- en cuanto a dinero se refiere- han salido mejor librados que muchos abandonaron su tierra.

El otro factor que ha cambiado es el relativo al conocimiento. En aquella época no existían los adelantos en medios de comunicación que existen actualmente. Hoy, estos medios de información son casi instantáneos y, muchas veces llegan antes que las revistas científicas a través de la diversidad de servicios informativos que nos brindan las computadoras, la televisión, la radio y los periódicos. Entonces, la pregunta obligada es: se justifica, en estos tiempos emigrar a Estados Unidos? La respuesta a este interrogante es algo muy personal, ya que cada quien debe valorar las diferentes circunstancias para tomar la decisión adecuada.

Debemos tener en cuenta, además, que cuando a mi me toco emigrar, Estados Unidos vivía el conflicto de Vietnam y habían una gran escasez de médicos, motivo por el cual los profesionales extranjeros siempre eran bienvenidos y se les recibía con los brazos abiertos, así no supieran bien el idioma o fueran del país que fueran. Pero, bien pronto, ésta nación se dio cuenta de esa falla y consideró que quitarles los médicos a los países subdesarrollados no era lo mejor. Entonces resolvió aumentar las facultades de medicina en las diferentes universidades para capacitar suficientes médicos y, de esta manera, atender la demanda de pacientes  de un modo mas eficiente. Por eso, hoy en día existe una abundancia de médicos, lo cual ha hecho que el ejercicio de la profesión sea mas difícil, especialmente para quienes sean graduados de escuelas extranjeras, muchos de los cuales llegan sin visa de residencia y sin la revalida del titulo de medico, a tratar de especializarse y establecerse en esta nación, lo cual se convierte en un vía crucis que suele terminar en un calvario.

Entonces, se concibió la idea de que las escuelas del exterior no tienen los estándares educativos de las escuelas de aquí, afirmando que no es que no se necesiten médicos extranjeros, sino que no se necesitan mas médicos graduados de escuelas extranjeras (incluso a personas nacidas en los Estados Unidos que han estudiado en el extranjero se le puede dificultar cualquier especialización en hospitales que reciban asistencia federal).

Estas son cosas que, prácticamente, no se saben o que los que las saben no las comentan, por lo que no se toma conciencia de esta realidad. En el ultimo año, han pasado por mi consultorio jóvenes profesionales de diferentes países pidiendo consejo, colegas que diariamente vienen en este peregrinaje con muchas ilusiones de que todavía Estados Unidos es el país de las oportunidades existentes hace 30 y 40 años, pero que no se conocen  los entretelones de lo que es el ejercicio de la medicina hoy en día, situación que ha cambiado y seguirá cambiando a pasos acelerados. Ejemplo de ello es que el medico privado, el medico individual, ha desaparecido, siendo reemplazado prácticamente por la medicina de grupo y el managed care, lo cual significa rendir buen servicio a bajo costo.

Asimismo, las universidades se están uniendo con el fin de eliminar automáticamente la mitad de los aspirantes. Fuera de esto, las plazas para los especialistas se ha reducido considerablemente (a mas de la mitad), por orden terminante de las autoridades correspondientes. Además, existe el concepto generalizado de que el especialista ya no es necesario, por lo que se creo la llamada medicina familiar, que es como la medicina general, sistema que aun no podemos calificar como benéfico duradero, ni anticipar como influirá en la practica de la medicina en los Estados Unidos. Si deja entrever una clara y única realidad de la situación que se vive hoy por hoy: que el país posee el personal suficiente de médicos, y que viajar o no viajar, es una decisión individual que debe consultarse muy detenidamente con la almohada.

           

 

Home