Home

ARTURO PENA

UNA LUZ ENCENDIDA

  Noticiero de la Sociedad Medica Dental Hispanoamericana de Nueva York 

Marzo 1933

Autobiografia

 Arturo Peña del Toro, nació en la población de Plato (Magadalena), el 8 de Junio de 1918.

El mayor de los ocho hijos de Tomas Pena Saumet y Amalia del Toro Escobar,  paso su niñez y su infancia en la finca ganadera y agrícola de propiedad de su padre, localizada en el Magdalena Medio región perteneciente al departamento del Magdalena en la Republica De Colombia.  Hizo estudios de primaria en Plato y comenzó la secundaria en el Liceo Celedon de Santa Marta.  Viajó luego a Bogotá e ingresó al Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario y allí terminó el bachillerato.  Inmediatamente inició su carrera de medicina en la Universidad Nacional.  Antes de graduarse, contrajo matrimonio con Isabel Paris, y una vez obtenido su título de medico, se trasladó con ella a Barranquilla, a ejercer su profesión. Su matrimonio del que hubo dos hijos, terminó en separación.

Viajó entonces a Nueva York, se especializó en Ortopedia y residió allí varios años. En 1956, problemas de salud de su madre, lo obligaron a regresar a Plato, donde fundó el hospital Juan Luis de León, hoy hospital Joaquín Peña V. (en honor de su tío abuelo Joaquín Pena Villareal). Por esa misma época también fundó con el Dr. Modesto Martínez, el instituto de Traumatología y Ortopedia en Barranquilla. En 1962, volvió a Nueva York, se caso por segunda vez, con Mary Terrana, madre de su hija menor (entre el primero y el segundo matrimonio, tuvo tres hijos), y luego de presentar los exámenes requeridos para ejercer liberalmente la medicina en los Estados Unidos, se conectó con la Universidad de Nueva York, donde alcanzó en su especialidad, el título de profesor asociado. Como profesional logró los más altos reconocimientos en Estados Unidos, entre otros, el ser miembro del colegio Americano de Cirujanos, de la Academia Americana de cirugía Ortopédica, de la academia de medicina y de la academia de ciencias de Nueva York. Al cumplir los 71 años fue jubilado, y en la actualidad ejerce su profesión, únicamente como consultor en su especialidad, y en sus ratos de ocio y de stress, escribe para complacer a su hija Luz Maria, quien se lo solicita con amorosa imposición.

Para condimentar esta biografía, deben agregarse algunas notas histórico-legendarias, que Arturo Peña del Toro cuando las escucha, las convierte en jocosas, comentando con sorna, que la humanidad tiene en el momento, 167 generaciones con ancestros en progresión geométrica, entre las cuales desde luego, habrá sin duda alguna, bandidos, vagabundas, aventureros , etc. y uno que otro noble disipado, o sabio introvertido,. Así pues, su madre decía que era descendiente de don Camilo del Toro, uno de los firmantes del Acta de Independencia, al lado de Don José de Acevedo y Gómez, y por este conducto, emparentada con el Marquéz del Toro, y con su sobrina doña Maria Teresa del Pelestrello, esposa de Bolívar. Por el lado paterno, de acuerdo con los decires de su padre, era descendiente del licenciado en medicina, don buenaventura Prospero de la Peña (apellido que se redujo a Peña), y quien vino en la comitiva de don Rodrigo de Bastidas para atender a los enfermos, que pudieran presentarse en sus actividades de conquistador. Don Buenaventura decía tener un hermano que era medico de la corte de los reyes católicos y que según don Buenaventura era un judío safardia que se convirtió durante la inquisición (“marrano”).

--------------------------------------  

Comentario:

Arturo Peña es un costeño de tiempo completo que se ha mantenido vivo con una viveza caribe y una sencillez y bondad campesina copiada de sus padres que descuajaron el Magdalena Medio buscando su riqueza dentro de las normas del bien. Sus versos inéditos por su modestia, como su persona, dejan entre ver una fuerza persistente;  como si no hubiera dejado de comer el mucho pescado de su niñez. Pero eso si, dentro de lo culturalmente aceptado por las sociedades que crean sus normas para distinguir el bien y el mal.

Sus versos son bellos y son como anhelos del alma en penoso camino. Arturo nos acompañó como miembro activo de esta nuestra sociedad Medico-Dental Hispanoamericana de Nueva York por veinticinco años.

 Siempre participó de toda organización, que fuera Colombiana. En su retiro le deseamos que siga produciendo sus versos y proyectándose hacia el mas allá, al mismo tiempo que recordando tantas obras de bien que hizo calladamente, y tantos sacrificios que supo soportar con mucha dignidad.

   

UNA LUZ ENCENDIDA

Continuacion

En nuestrol Boletin de M`arzo pasado presentamos sus notas autobigraficas y hoy complacidos continuamos con la publicacion de uno de sus poemas.

Gloriosa Agonia

………………………………

……………………………..

Pemitame repetir que los versos de Arturo Penas  son belllos y son: anelos del alma en penoso camino.Yo invito a los lectores a que adquieran su libro:” Tentaciones de la  Escritura”, que fue impreso en  los  Talleres de Legis de Colombia con prologo de Roberto Velez Correa. Este libro tiene 224 paginas con 24 poemas y 10 prozas breves con temas universales, comentados en tono familiar y casi confidencial porque  no fueron  hechos para la publicidad  o mercantilismo.Su costo en Bogota es equivalente a quince dolares.

Ha sido escrito dentro de una inspiracion medica lo cual hace  el libro un regalo ideal para un colega a quien se aprecie, y que guste del buen leer.. Sus temas  tocan intimdades y similitudes que si vienen a producir la misma dicha quese siente al escuhar evocasiones musicales.

Son “ el amor   y  el desamor” con los que Arturo juega con habilidad.

Cada carta, cada verso, cada palabra da tema para largos comentarios. que por la brevedad requierida  se nos quedan en el tintero.

Quiero dejarles la inquietud de que lean este libro  para que puedan apreciar la valentia y reveldia de su vida.,  la sensualidad  sutil   de sus cartas  que nunca envio y la de sus versos que nos dejo.Ydigo reveldia porque sus escritos rompen el tabu de lo convensional sin el miedo que sienten algunnos de los que no defienden a los pobres por el temor de ser ser consierados  uno mas de ellos.

Recibi su libro y en su  dedicatoria nombra a su hija Maria como  la recolectora de sus” fugas intelectuales” de “Tentaciones de la Escritura”.

Muy bieno que la haga presente. Que es lo que uno no hace por sus hijos.!.que es lo que uno no desea para ellos.!

En sus prozas cortas como en sus versos se aprecia las vivencias fugases,  las tentaciones superadas,  las  ilusiones escondidas, y porque callar., la prolomgasion de la juventud al final de su camino..

Son sus instantes fugasces  como si huibiera tenido que vivir con el alma  de los  que    en su noches despiertan llorando y all  otro dia sonrrien para poder seguir viviendo.

En  sus frases salpicadas de chispas de  sensualidad deja entre ver la agonia , sus deseos intimos frenados culturalmente, y la progamasion genetica del ser humano.

Es cuando habla de la ‘muralla del repeto” para lo que “ quiere, sufre y desea”.  Y es cuando nos cuenta ‘..que todo ha sido simplemente resultado inesperado  de  dos cuerpos danzando, “

Es facil entenderlo por quines  han sabido  de una danza furtiva, o como  dirian en mi tierra , por los que aprendieron a bailar  un bolero en un ladrillo.

Por Julio Manrique M.D. 

 

Home