Home

 

HOMENAJE A RAFAEL URIBE URIBE

 

Discurso de pcManrique en la perigrinaciom del dia 17 de Noviembre de 1915 en representacion de la Junta Central de Homenaje en la tumba de Rafael Uribe Uribe.

 

Señores:

 

La elocuencia ha agotado sus raudales para memorar la vida de este varón ilustre tan robusta por su acción persistente en la persecución de nobles ideales para el engrandecimiento de un partido políico y para gloria de la patria.

 

Que puedo yo agregar a las oraciones que los delegados de Congreso pronunciaron ayer en el recinto del Senado y en l sitio mismo en donde hace un año fue inmolado uno de los hijos más preclaros de Colombia. Aquellos recursos, señores, ocuparan pueso de honor en los fastos de la elocuencia nacional. Al mismo tiempo que los graves y elecuentes pensamientos en ellos proclamados levantarán el alma a las sublimes regiones de la contemplación. Siempre la sangre de los martires al evaporarse de la tierra torno a fecundarla en forma de lluvia bienechora de ideas.

 

Aquí, ante la tumba que alberga sus restos mortales, en medio de la solemnidad de este recinto que prepara el alma para profundos y nobles entimientos, Vengo a cumplir el honroso encargo de la junta organizadora de etse imponente peregrinacion, para depositar un ramo de siemprevivas y al mismo tiempo, congregados aqui, unidos por el dolor, conmovidos por el recuerdo, decir algunas palabras, emitir alunos pensamientos que nos hagan mejores por la sinceridad que impone la majestad augusta de la muerte.

Cuál es señores, la parte culminante de la vida de este hombre, tan fecunda en múltiples hechos que pregona l fama; cual la que mayores bienes trajo para la Patria, cual la que mayor gloria trajo para nuestro partido?

Se ensayo en las lides de la prensa y sus polemicas como la tempestad, fueron fecundantes.

Ascendio a la tribuna y su elocuencia desde el primer momento fue victoriosa.

Vistió la casaca de diplomatico, y en las cancillerias suramericanas interrumpió la “prescripción por el silencio” de un silencio que al mismo tiempo que hacia olvidr nuestor prestigio de mejores dias, mencionaba cercamientos del territorio patrio.

 

Ciñó la espada del guerrero y, como lo pregonó ayer el principe de nuestors poetas, su actitud de vencido fue más triunfadora que la de los mismos vencedores. Tan múltiples aspectos de un talento preclaro, y de una constante dialectica, de una fria perspicacia, del valor sereno, no vale para mí, de ser tan extraordinarias las dotes de esta alma superior, el gesto impaible, la actitud resuelta, el movimiento sencillo con que su diestra batalladora mostró con acento un día al parido liberal el ramo de la oliva de la paz como el mejor emblema político para alcanzar la anhelada victoria para que la Nación pueda marchar con paso magestuoso por el camino de su engrandevimiento futuro. La paz, señores , que cubre de mieses nuestras fertiles praderas, que alegran nuestras montañas con el ritmo de la máquina, que decuaja frondas y que golpea en sus flancos para extraer la codiciada riqueza: la paz que alegra la soledad de la vereda y la calma de la aldea, con el coro de voces infantiles de la escuala; la paz que extingue el odio y enciende el amor y nos permite a todos los hijos de Colombia agruparnos en torno a la bandera tricolor, confiados en la grandeza de nuestros destinos futuros.

Permitieronle los viajes comparar los horizontes de la patria, con otros horizontes, la historia nacional con la historia de otras naciones, la indole de nuestra raza, con el carácter de otras razas y las impresiones de esta estudiosa peregrinación, labraron hondo surco en el alma del vidente.

 

Allá en la riveras del Plata, en medio del bullicio del progreso fantastico de una granb República, debió pensar cómo entre nosotros, sin emigración, en zona torrido, diezmados por el paludismo y por las guerras civiles ha cudriplicado nuestra población en el transcurso de un siglo. “Mientras aquí admiramos el crecimiento material de este pueblo cosmopolita, contemplan ellos sorprendidos el desarrollo autóctono, de una nacionalidad a quien lo tragico de su historia, y lo abrupto e su territorio le estan dando una musculatura de hercúleos lineamientos.

Contempló en perspectiva los patios horizontes, los vio de lejos en su grandioso pero imperfecto conjunto: el Amazonas con sus afluentes usurpados, el Orinoco cerrado para nuestro comercio por mano ingrata, millares de kilometros de nuestras playas oceanicas que convergen en el canal, colocados en un remoto día ha setenta horas de la capital de la República, codiciados por el poderoso.

 

Vío nuestra historia más fecunda en grandes hechos que la de otros pueblos por nuestra índole esencialmente idealista y ante el estimulo radiante del territorio.

 

Señores miembros de la junta central de Homanaje a Uribe Uribe: echasteís sobre mis debiles hombros una honrosa misión a cuya altura no he sabido estar, voy a deciros por que.

 

Casi al mismo tiempo en que Uribe entraba en las regiones de lo desconocido, allá lejos en playas extranjeras se apagaba otra existncia, intimamente ligada a la mia por los vinculos de la sangre y por los del más puro afecto. El dolor de ese aniversaro ha embargado mis facultades……

 

Uribe Uribe y Juan Evangelista Manrique desaparecieron con solo tres dias de distancia. Ambos fueron patriotas, ambos eran probos, ambos amaron su patria y su partido; y uno y otro le dieron lustre con sus hechos. Fueron ellos dos migos siempre unidos por los lazos de las más pura amistad aunque en ocasiones difirieron – no en ideas- sino en la escogencia para alcanzar las nobles aspiraciones que ambos perseguian.

 

Me place unir hoy estos dos nombres en este lustroso recuerdo, pero mi alma se entristece al no ver tambien sus dos tumbas en este Cementerio, no lejos  de las de otros barones ilustres cuyas existencias batalladoras forman tambien parte  del acervo glorioso de la historia de Colombia, cubiertos por esta tierra empapada por las lagrimas de muchas generaciones, y en medio de estos cipreses bogotnos en cuyas frondas las brisas patrias semejan el perdurar de los sollosos.

   

 

Home