Home

 

REVISTA ILUSTRADA. MARZO 27/1899  AÑO 1-VOL 1- Nr. 2    D. MIGUEL SAMPER                    

 

  “cuan legitimo orgullo no debemos sentir todos los que empuñamos el hacha demoledora, aunque solo fuera para hacer saltar una astilla del Viejo tronco de la colonia!” Asi exclamaba hace casi medio siglo el hombre ilustre que acababa de expirar en ANAPOIMA y cuya figura social es una de las mas interesantes y originales de cuantas han existido en la historia de Colombia.             

Hemos empleado adrede la locucion “figura social” y no “politica,” porque D.Miguel Samper, apesar de haber desempeñado los mas elevados cargos politicos, entre ellos el secretario de Hacienda de la administracion Gutierrez, no fue propiamente un personaje que hiciera de la politica el medio de alcanzar lucros, Gloria ni honores. No era, en una palabra, un hombre de partido y mas bien el rasgo culminante en su lucha por el bien social y particularmente en sus camapañas de prensa por el mejoramiento de la suerte de las clases proletarias, consistio en su adversion por el espiritu de sistema y por el espiritu de partido. “La Constitucion de 1863, que es a los ojos de muchos logo grifo, organiza la anarquia,” escribia en 1869, antes de ser secretario del general Santos Gutierrez, y en ese mismo tiempo combatio la desamortisacion y la violacion de la ligitimidad por los derrocadores del gobierno de D. Mariano Ospina; mas adelantes añadia: “los monopolios y la intolerancia religiosa cayeron para siempre, de manera que la libertad de industria y de conciencia son hechos casi universalmente aceptados, elementos nuevos de paz.” Treinta y dos años mas tarde al hacer nueva edicion del articulo en donde constan los pensamientos que hemos transcrito, marco el ultimo con la siguiente nota: “He aqui dos predicciones que aun no se han cumplido, pero tenemos fe en que se cumpliran. Cuan distinta habria sido la suerte de los vencidos de hoy y los alcanses dela reaccion de 1886, si a todas las administraciones liberals pudieran aplicarse las siguientes palabras que el venerable señor Arbelaez, de imperecedera memoria derijio al señor Murillo. Al inaugurarse su Segunda administracion, el primero de Abril de 1872: “El clero recuerda con placer el periodo de vuestra pasada administracion, porque fue en el cuando ceso esa persecucion cruel y tenaz que tantos dias de dolor causo a la iglesia. En cuanto a los monopolios basta recordar que no solo encayaron los esfuerzos que como secretario de Hacienda hizo el autor para abolir el de la sal, en 1869, sin no que ha habido una deplotrable reaccion contra la libertad de industria y comercio.”

  …………………………………………………….                 

Las anteriores citas bastarian para dmostrar, que el procer en las luchas del pensamiento, cuya muerte hoy enluta la nacion entera, no fue un politico en el sentido estrecho de la palabra, sino que sus tendencies y sus aspiraciones intelectuales buscaron siempre limites mas extensos que los que desiindan los partidos: su Mirada, al empunar la pluma, se extendia a los horiontes de la patria, los cuales transpasaba, a menudo, para ensancharlos en los de la humanidad. Era un patriota y un filantropo.                 

El reclutamiento. Los monopolios, la prostitucion del sufragio, el papel moneda, el Banco Nacional, la intolerancia religiosa, la improbidad idministrativa fueron los temas principales de su escritos y el deseo de repartir responasbilidades equitativamente en toda esta obra de explotacion del hombre por el hombre, uno de sus principales objetivos. He aqui algunos pensamientos en corroboracion de lo expuesto:                

“El sufragio ha sido una mentira y una arma envenenada de que todos los partidos se hanm servido. De aqui el que no haya una opinion bastante vigorosa que se atreva a condenar y a llamar por sus nombres las fechorias de loss intrigantes y las inconsecuencias de los hombres y de los partidos. El interes de estos se ha sustituido al de la patria, cuyos intereses permanentes desaparecen ante las pretenciones de los bandos.”       

“..El Partido defensor de una institucion que limite algun derecho, que consagre algun abuso, atacara en definitiva  la moral, aunque esta palabra este inscrita en su bandera. El partido que prive de hecho a su adversario de las garantias constitucionales, podra decirlse liberal, mas todo hombre que sepa el significado de esta palabra, lo llamara opresor.”          

“ TRABAJADORES! Defendeos de los parasitos; pesad con vuestra sancion sobre el farude y los malos habitos politicos; no alimenteis con vuestras suscripciones el periodismo inmundo; regenerad los partidos con vuestra accion directa; haced que ellos purifiquen sus doctrinas; ocurrid a las urnas del sufragio; asead todas las asambleas, magistraturas y oficians publicas de toda clase; unios en torno del DERECHO y defendedlo. 

 “PARASITOS! “Respetad a los trabajadores, no solo por obligacion moral sino por calculo; acordaos de la gallina de los huevos de oro.”                   “COLOMBIANOS! La anarquia nos invade; ella arroja sobre los pueblos las pasiones descencadenadas, mas destructoras que las lavas de nuestros volcanes: salvaos!”                

“Nuestros partidos han sido siempre implacables he ingreidos cuando triunfan y la vara con que miden es la misma con que son medidos.”                 

“Entre los partidos hay unos diez o doce mil mamelucos de sable o de pluma, que son los que en realidad gobiernan, nuestros verdaderos y unicos explotadores. Ellos se sobreponen a sus compartidarios con la funesta maxima de: “Con nuestro partido con razon sin ella:” desterrando asi la nocion de la patria………..”              

hemos escogido estos pesamientos, al acaso, en los dos volumenes que forman la coleccion de algunos de sus articulos: justo es agregar a ellos el siguiente que acentua mas el perfil que a penas alcanzamos a esbozar por el corto espaciode que podemos disponer: 

 

Home